Publicada en

Características del Aplicador Magnético para el revelado de huellas latentes

Un aplicador magnético es una herramienta forense utilizada en el levantamiento de rastros papiloscópicos, junto a polvos especiales, que hace las veces de pincel, aunque técnicamente no podríamos nombrarlo así, ya que carece de cerdas.
En la parte delantera posee una cabeza de diseño especial cuya función es básicamente retener el polvo magnético en la punta en todo momento.
Su diseño no solo es algo complejo en la parte visible. En el interior del aplicador, se encuentra un potente imán retráctil, el cual es accionado al tirar del vástago ubicado en la parte posterior y vuelve a su posición original por acción de un resorte interno.
Para su utilización, la cabeza o capuchón debe permanecer siempre enroscado al aplicador. Al acercar la punta del aplicador al polvo, el mismo se adhiere a ésta por la fuerza de atracción del imán y se genera una estrella irregular con él.
Cuando accionamos el vástago, el imán se retrae, el campo magnético en la punta se debilita y esto, sumado al diseño de la cabeza, provoca que el polvo no pueda seguir al imán y decante por acción de la gravedad.
Uno de los beneficios de esta técnica es la posibilidad de recuperar el material consumible, ya que permite juntar tanto los excedentes del polvo en su uso, como las caídas por descuidos.

Puede adquirir los productos para el revelado de huellas latentes en su sección correspondiente.

Deja un comentario